martes, 21 de febrero de 2017

El hincha del transistor

Metió su transistor en el bolsillo de su camisa de cuadros. Camino hacia la parada del autobús. Saludo al conductor. Era un viejo conocido. Bajo tres paradas antes de lo debido que le gustaba entre mezclarse con los que tenían la fortuna de poder traspasar las puertas. Era un eslabón más de la ancha y larga cadena de aficionados. Escuchaba las conversaciones de padres, hijos, amigos, compañeros de trabajo, .... Llegados a los pilares del templo los caminos se bifurcaban. 
Algunos buscaban el número de su puerta, otros conocían el camino como la palma de su mano..

Era entonces cuando conversaba con porteros cortadores de tickets, vendedores de banderas, de bufandas, de refrescos… En algunas ocasiones hasta ayudo a revender entradas.

Cuando la fachada del templo quedaba vacía, Paco metida en la mano en el bolsillo de su camisa de cuadros y acariciaba su radio. Con máxima liturgia deslizaba sus dedos por la ruleta. Los nervios lo azotaban siempre como si fuese la primera vez. Su sonrisa delataba felicidad. La voz del locutor le situada en el campo. En unos minutos volvería A ser uno más entre los miles de ciudadanos que llenaban las gradas.. La única diferencia con ellos era una pared de hormigón.

Paco nunca pudo comprar una entrada para ver los partidos de su equipo favorito. A pesar de ello el siempre fue privilegiado espectador. El locutor y su transistor lo trasportaban Cada domingo al césped de la Romareda. Así fue durante toda una década.

No rechaces tus sueños. ¿Sin la ilusión el mundo que sería? decía Ramón de Campoamor. Paco nunca pronunció la frase del poeta asturiano, pero como aquel, siempre mantuvo la fuerza de los sueños en su vida.

Publicado en la Revista  www.otromundoesposible.net




viernes, 17 de febrero de 2017

¿Y ahora qué?


“La libertad querido Sancho, la libertad, es el más preciado de los bienes". De libertad se habla mucho hoy. La resolución del caso Nóos  hace hablar con más intensidad de ese preciado don. Una sentencia unánime por parte de las tres magistradas. Absuelta la infanta y más de seis años para Iñaki Urdangarín. ¿Qué ocurrirá? ¿La justicia es igual para todos en nuestro país? Tras más de ocho meses de especulaciones conocemos una decisión que no sea sobresaltado...

Ayer hablábamos de libertad para un hombre al otro lado del océano preso por opinar. La fotografía de González y Aznar juntos por la libertad de los presos de Venezuela nos convulsionó positivamente. Ojalá más fotogramas que nos muestren unidos, a pesar de nuestras diferencias, se den en nuestro país...

Ser libres a pesar de nuestras responsabilidades. ¿Cuantos ciudadanos podrían tirar la primera piedra por ello? Afortunadamente la inmensa mayoría. Miles de ciudadanos que ¿en un caso similar al de los ex duques serían tratados igual en un juzgado?

Para la inmensa mayoría de ciudadanos responsables, cargados de tantas preocupaciones que les impiden ver  el bosque la pregunta sería: ¿Y ahora qué?

La respuesta sencilla y contundente: "por la libertad se puede y debe aventurar la vida". Libertad para ser libres de erróneas ambiciones. Libres para tener ambición del corazón, sonreír ante un paseo, una sencilla cena o un abrazo.

La libertad es una necesidad absoluta para no enfermar y requisito obligatorio para disfrutar de la vida. De lo contrario y aún con absoluciones estaríamos presos de nosotros mismos. La enfermedad de la tristeza nos atraparía.

La libertad, Sancho...