martes, 23 de diciembre de 2014

Si vienes, feliz Navidad




"Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso”

Mis padres me regalaron la vida, su fuerza y su elegante manera de afrontarla. 
Mi hija me enseña a disfrutar de cada instante del día. Ella es mi mejor obra.
José Angel me colma de amor. 
Mis amigos son cómplices en lo bueno y en lo malo.

Si ellos vienen a las cuatro, desde las tres soy dichosa. 

Navidad es cada día en el que la ilusión te llena.

Feliz Navidad hoy y siempre.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Cambalache



Dios no manda cosas imposibles, te invita a hacer  lo que puedas y te ayuda para que puedas hacer lo más difícil. Esto dijo San Agustín y seguro  que el santo hoy añadiría el matiz: “nunca contra los demás”.
En días en los que muchos nos preguntamos por el sin sentido de movimientos que se dicen religiosos, esta frase de San Agustín nos reconcilia con la esencia de la religión. 
Grupos yihadistas que asesinan, que se propagan en España, en Zaragoza,… ¿Cómo un ser humano puede asimilar esas creencias extrañas e ilógicas? Unos grupos que están siendo investigados y que afortunadamente van descubriéndose.

Hacer lo que se pueda pero en beneficio de tus vecinos, hacer lo que se pueda por mejorar no para destruir, es la esencia de la religión bien entendida.
Y mejorar también es lo que desean  y exigen todos aquellos que ven como la justicia no es igual para todos. Buscan el cumplimiento completo de las penas, buscan justicia.
En días donde escuchamos como unos no entran y otros salen antes de lo debido, es obligatorio preguntar a quien espera juicio o a las víctimas, si las leyes están hechas o se aplican para todos de la misma manera.
Pequeños delitos que rápidamente se juzgan y penan, y otros mayores en lista de espera o sin solución.
Hace un año una víctima del terrorismo, Mª Carmen Teba,  escribía una impactante carta a los jueces españoles. Encabezada la misma con el título: Injusta Justicia.

“Siento rabia, indignación e impotencia. Señores jueces y señores políticos, me permito recordarles que los asesinos eligen serlo, eligen matar, sus víctimas no tienen opción, no pueden elegir.
No entiendo que es la justicia, ni en manos de quién está, pero me atrevo a asegurar que en este país nos hemos vuelto locos. Nos da igual el partido que nos “represente”, al final no encontramos el apoyo de ninguno de ellos. ¿Alguno d de ustedes sabe lo que es la vergüenza?
Sólo nos queda tener FE en que estos asesinos que ustedes ponen en la calle no vuelvan a matar, porque de lo contrario ustedes serán tan culpables como ellos.” Estas eran las palabras al finalizar la misiva. Hoy desgraciadamente la carta continua siendo actual. Hoy al escuchar la voz de esta mujer nos preguntamos, si los jueces y fiscales que se han dado tiempo para decidir si sale o no de la cárcel a Picabea, han mirado a los ojos a los que han perdido a su familia o amigos por una idea política o religiosa mal entendida.

 Un tango ya todo esto lo describía el siglo pasado: " es lo mismo el que trabaja noche y día, que   el que vive de los otros, el que mata que el que cura o está fuera de la ley".

  Por fortuna, si observamos la realidad más cercana, comprobaremos que son más los que alcanzan lo imposible sin hacer daño a nadie.
Siempre enhorabuena a los que trabajan por hacer justicia, por defender lo justo ante lo injusto. Las palabras de San Agustín hoy presentes.


sábado, 6 de diciembre de 2014

A quien corresponda…

“Los niños no han recibido las becas. ¿Puedes ayudarme por favor? “ . Eran las primeras palabras recibidas tras descolgar el teléfono. El número que figuraba en la pantalla era el de una buena amiga. Todo se había complicado enormemente en los últimos meses. Una bonita historia de navidad se había convertido en una terrible pesadilla.
La relación comenzó con sonrisas, con la empatía que surge al escuchar como, el dolor por una grave enfermedad y la alegría de un trasplante, se habían transformado, teóricamente, en solidaridad. Unas siglas eran símbolo de referencia para muchos que creían en los objetivos firmados en el acta fundacional.
La colaboración fue inmediata, el presidente  sabia como utilizar sus argumentos y  conquistar para la causa. De tal manera el apasionamiento nacía, que el reclutamiento de los amigos fue instantáneo.
Actos públicos en destacados  emplazamientos,  fotografías, artículos, entrevistas,…todo parecía transparente y legal.
Solo la ambición, el exceso de orgullo, consiguen con el tiempo, sacar a la luz la verdad de quien  vende y compra corazones aprovechando la falta de recursos de otros. Su propia vanidad era  la causa  de que su balance anual de  “empresa” no cuadrase. La llamada asi lo sugería.



El presidente había prometido ayudas para familias desfavorecidas en un barrio donde las dificultades económicas abundan. Selección, fotos pertinentes y un primer pago para alegrar falsamente. “Los niños no han recibido el total de las becas, ya no se que decir a sus padres. Necesitan el dinero  habían comparado las gafas”. De esta manera continuaban las frases al otro lado del auricular. Pasado mas de un semestre el segundo pago no se había  producido. 

Asi sencillamente se desenmascaraba  a quien recibe ayudas económicas cuyo destino final no son las becas de los pequeños.
Los niños, gracias a la buena voluntad y la presión ejercida, pudieron pagar lo comprado. ¿y los siguientes?

¿Qué ocurre con todos aquellos que pretenden vivir cómodamente negociando con los problemas ajenos? ¿Se sabe de ellos y no se escriben titulares con su nombre?.
Afortunadamente son casos aislados. El tiempo y el egocentrismo son su propio juez.
Son inmensa mayoría los nombres y personas que multiplican “panes y peces” sin afán personal. Estos derrotan también a los que osan jugar con la dignidad.
La mentira dura hasta que florece la verdad.


sábado, 29 de noviembre de 2014

Una pasión...

Tan solo unos segundos y la pasión removerá todo su cuerpo. Un sonido marcará un final y su principio.
Emociones y sentimientos contrapuestos dejarán paso a los minutos más felices de su semana.
Manos que se entrelazan. Palabras de aliento al perdedor, alabanzas al ganador.
Campo vacio.
Es el momento.
Sus ojos cómplices se funden.
Corren, se agrupan y eligen el terreno. Como cada domingo conflicto final.
Tres corazones, tres pasiones, tres mentes con deseo único: el orden.

Recordatorio de las últimas disputas y finalmente palpitaciones que suben poderosamente el nivel de endorfinas.
Un balón, un espacio acotado con sudaderas y niños felices.
Uno especialmente feliz.
Ander hoy cumple de nuevo su sueño: es el árbitro.
No es lo habitual pero en el equipo de fútbol de su pueblo a nadie le extraña que los pequeños sientan el mismo deseo por ser delanteros, porteros, defensas o árbitros.
El club milita en tercera regional. Su verde césped artificial es la base donde se aprende la esencia de un deporte que mueve masas. Pero existe una marca propia en este recinto. La premisa y objetivo es aprender a vivir respetando y apoyando a los compañeros de viaje.
En los entrenamientos, en la competición, como en la vida, se pueden ganar o perder puntos. En el partido, como en la vida, lo importante no son los positivos o negativos, subir o bajar, lo fundamental es disfrutar viviendo cada segundo.
Todos conocen las normas y a pesar de la competitividad innata en el ser humano, las aplican, juegan limpiamente y al finalizar todos se felicitan.

Sus entrenadores así se lo transmiten en cada encuentro a los niños, a los juveniles y a los que aspiraran a ser profesionales.
Entrenadores del equipo de fútbol y entrenadores de los pequeños árbitros. Puede ser una utopía pero ¿por qué no hacer cantera también con los que rigen la competición? ¿Por qué no normalizar la tarea de quienes lo único que pretenden es el juego limpio?


¿ Por qué demonizamos tanto a los que saltan al terreno con entrenamientos físicos, en ocasiones, mayores que los de los propios jugadores? ¿ Por qué atacamos tanto a los que conocen  la normativa, superan exámenes y estudian cada jugada al detalle para ser lo más justos posible? ¿Por qué esa descarga emocional, terapéutica para muchos, contra los árbitros? ¿acaso solo los jugadores y el público son perfectos?

Cada fin de semana aquellos que, como el pequeño Ander sueñan con saltar al terreno y hacer cumplir el reglamento, recorren muchos kilómetros, escriben actas, escuchan palabras positivas o negativas sobre sus decisiones, cumplen la tarea encomendada con la mayor profesionalidad.
Les apasiona su labor y en cada uno de ellos está, el objetivo de conseguir que los aficionados se olviden de los problemas cotidianos y centren su atención en unos jugadores y un balón. 

Querer, es tener el valor de exponerse a los inconvenientes; exponerse así es tentar , es jugar y vivir apasionadamente.
Juegan los jugadores, sueñan con la victoria. Rigen los árbitros, sueñan con ser justos. Y en el campo en conclusión todos sueñan lo que son, aunque el público, en ocasiones, no lo comprenda.

14,00 h: Cita en el punto  habitual. Los tres se saludan. Emprenden camino.
15,00 h: Llegada al campo, entrada al vestuario. Saludo a los delegados y capitanes. Decisión de color y calentamiento.
16,00 h: Salida oficial al campo. Reparto de terreno e inicio.
19,00 h: Partida con el trabajo realizado. Reflexiones sobre lo vivido en el regreso a casa.
De lunes a viernes entrenamiento, estudio y asignación de partido.

 Ander un domingo observó como con marcialidad tres hombres saltaban al terreno de juego. Su mirada durante los 90 minutos se fijó en ellos. Su templanza, seguridad y equilibrio le impactaron. José Ángel, Unai y Mario fueron, una tarde de otoño, el revulsivo que este pequeño necesitaba para tomar un camino, que hoy le hace feliz.
Se sitúa en el centro, mira a sus compañeros, …el mundo se para ante ellos.


miércoles, 26 de noviembre de 2014

Por primera vez


Como sí ocurriese por primera vez. Ser conscientes de los que vivimos a cada instante¿porqué no poner en práctica este sano ejercicio?

Ayer una pintora autodidacta, inauguraba su primera exposición.

 Rodeada de amigos explicaba su motivación. Para ella la ilusión, el reto conseguido tras años de dedicación era extraordinario.

Ayer Pilar Benito vivió intensamente su primera vez. Hoy volverá a su puesto de trabajo y contará, con brillo en los ojos, su felicidad. También hoy será su primera vez. Y mañana, pasado,...


Solamente hay que pensar en el aquí y ahora para inaugurar diariamente, para ser feliz. Enhorabuena Pilar, fue un placer acompañarte con la palabra en una día tan especial.

martes, 25 de noviembre de 2014

El café y el amor..



 
Hace un tiempo me preparé una taza de café americano con agua y leche. Sabía excelente. Poco a poco lo fui tomando saboreándolo. La taza quedo a mitad del contenido.
Fui a la cocina a por mas leche pues me daba pereza calentar mas agua en el microondas.
Eche la leche en mi taza, lo probé y no sabia igual que al principio, era mas insípido.
Para “arreglarlo” le puse un poco mas de agua caliente y azúcar pero ya no sabia tan rico, no era lo mismo.

Fue entonces cuando entendí lo que es el amor.
Así es el amor, como una taza de café americano con leche y agua:
-El café es el amor que puede haber entre dos personas.
-El azúcar la dulzura con la que se tratan.
- El agua caliente la actitud de uno de los dos.
-La leche fría la otra actitud que suele ser complementaria en el amor.

Todos los ingredientes mezclados tendrán un sabor u otro dependiendo de la proporción de cada ingrediente.
Sea como fuere, nunca olvidemos las emociones y sensaciones que el cuerpo, los aromas y el retrogusto de un buen café, como el de un buen amor, nos aportan.

 Hugo Giambanco de Hena

martes, 4 de noviembre de 2014

#DELAMANO15N



Justicia: conjunto de reglas y normas que rigen la relación entre personas e instituciones.
Justicia también se entiende como una virtud humana, como el arte de hacer lo justo, de dar a cada uno lo suyo.
La justicia es ética.
Realmente ¿Qué es la justicia?
Hoy relacionamos esta palabra con una tonadillera, con corrupción política, con farmacias que son precintadas,…
Esta noche “Justicia” será la inmensa satisfacción de Ignacio Estaregui. Este joven director de cine se quedó sin trabajo e invirtió todo su dinero en esta película que se preestrena en Zaragoza. Un film con el trabajo póstumo del gran actor Alex Angulo.
¿Qué es realmente la justicia?
En esta jornada para avocaciones como ASEM Aragón sería sentirse apoyados por el ministerio del ramo. Reclamar constantemente ayudas para apoyar los tratamientos de fisioterapia tan necesarios para las personas con enfermedades neuromusculares, no es justo.
Y como esta asociación muchas que tienen que exprimir su imaginación para multiplicar “panes y peces” y mantener sus servicios. Esto mientras otros gastaban en restaurantes y viajes sin sentido.

El 15 de noviembre ASEM Aragón y la Federación ASEM recordaran el Día de las Enfermedades Neuromusculares. Nos piden que vayamos de la mano.

#DELAMANO15N es una invitación a mostrar valores como la amistad, la solidaridad y el compañerismo por encima de los  prejuicios y barreras sociales.
Más de 60.000 personas conviven con enfermedades neuromusculares en nuestro país, de las que un gran porcentaje son niños. Nuestra virtud será la de darnos la mano, de acogerlos, de mirar a las personas con enfermedades raras  con normalidad. Todos somos raros y por lo tanto todos diferentes. Justo será apoyar esta campaña y caminar todos DELAMANO.

https://www.youtube.com/watch?v=KVDQzWOY9Zs&feature=youtu.be


martes, 28 de octubre de 2014

Platón

¿Cómo es posible que esto suceda?
Esta es la gran pregunta.
Si ahora vemos como la maquinaria de la justicia funciona, ¿cómo es posible que esto haya sucedido?

Hace un tiempo, un hombre se preguntó y respondió sobre esta cuestión. Escribió sobre lo justo y lo injusto. Concluyó que, para que una sociedad sea perfecta, la política tiene que estar subordinada a la moral.

Decía Platón que  el estado, al igual que el hombre, es dichoso si es justo. Es decir que la virtud va unida a la felicidad y lo injusto produce desgracia.
Que curioso poder remontarse hoy al argumento de La República de Platón. Una obra escrita siglos atrás.
La torpeza del hombre con la riqueza parece cíclica.
Una operación anticorrupción histórica, una tras otra en los últimos meses y otros tantos casos en investigación nos hacen preguntarnos sin cesar ¿cómo es posible que se haya permitido tanto delito en una sociedad falta de un vaso de leche en el desayuno de tantos niños?

Lo único positivo de estas operaciones es saber que se está investigando. La gran duda: ¿se devolverá el dinero ganado fraudulentamente?

Pequeños que no entienden por qué no tienen unas zapatillas nuevas, familias que con la pensión del abuelo superan los meses, asociaciones que no pueden ofrecer terapias por falta de presupuesto,... es la otra cara del mismo tiempo.

Hablar de valores no debería haber sido nunca una conversación secundaria. Lo dijo un hombre hace siglos: "la buena fe es el fundamento de toda sociedad". Sabio Platón.


martes, 30 de septiembre de 2014

Mutuo amor, fiel compañera


Una llamada telefónica.
Un oyente que desea comunicarse.
La magia de la radio ha obrado de nuevo el milagro.
La fidelidad es complicada de hallar cuando el universo se encuentra  pleno de maravillosas voces y atractivos personajes. Basta un ligero movimiento de los dedos para que el amigo y teórico amante, se transforme en pasado.
Así surge la perdida.
Así nace el hallazgo.
Una noche cualquiera de cálido septiembre, tumbada en la cama, aburrida de la lectura, decidió escuchar la voz de su compañera desde hace cinco años.
Como cada noche, giro su mano derecha, derrocho una ligera caricia y la sintonía comenzó a llenar de vida la habitación. Los acordes eran los de siempre pero la voz que se superponía a ellos, no poseía el timbre que Laura esperaba.
Se mantuvo a la escucha durante más de media hora y así averiguo, que  su voz amiga había marchado a otro punto del dial.
Se azaró  en hallarla. La tarea no podía ser  complicada pues la sonoridad de su locutora favorita era sencilla de reconocer, pensó.
Torneó la figurada ruleta del dial durante varios minutos y el hallazgo no se producía. Tal vez el cambio no sería inmediato, meditó. Esperaría unos días para recuperar  esa voz que era parte de su universo nocturno.
Apagó la radio.
No podía dormir.
Estaba acostumbrada a enredarse en el sueño con las noticias y la compañía de quien  siempre le sonreía.
Desde chiquitita, las largas noches de hospital, las surcaba con la presencia de sonidos y palabras que nacían de forma mágica en un aparato de radio.
La costumbre la adquirió de su madre, quien para hacerle más llevadera la estancia, le regalaba en el pequeño transistor, un mundo maravilloso de radionovelas, cuentos, teatro, noticias, canciones,…
Su enfermedad tenía sabor agridulce. Agrio por el dolor físico que mitigaba con la exquisita atención de su médico especialista. El sabor dulce por todo lo hermoso que había podido conocer de la vida a través del amor de su  familia, sus amigos, su pareja. Buen sabor el de la superación de la dificultad o lo compartido con otros enfermos en cada conferencia que impartía para transmitir  el valor de no dejarse vencer  por un cromosoma o por una neurona.
La radio había sido uno de esos extraordinarios hallazgos de la vida. El modesto medio de comunicación la había hecho volar a cientos de kilómetros, para saber cómo vivían los pequeños de una aldea, en un punto cualquiera de África. Las ondas hercianas la acompañaron en el instante en el que se supo  enamorada. El pequeño aparato de radio la hizo sonreír y reír a carcajadas con una anécdota hilarante de un afamado escritor,…
Para Laura la jornada no se iniciaba, ni finalizaba, sin la compañía de sus fieles amigos de la radio.  Su minusvalía la obligaba a mantener una intensa jornada laboral en su casa. Allí tenía dispuesta su pequeña oficina, atendiendo llamadas y correos de los socios de la institución que dirigía.
Noticas en la mañana, tertulias en la tarde, reflexiones nocturnas…toda una vida conociendo la vida a través de las voces y la imaginación de los periodistas,  de los locutores. Laura, desde su hogar, veía la realidad a través de las potentes palabras de esos profesionales.
Había comprobado que no la defraudaban ni engañaban, que, salvo matices, la realidad era tal cual ellos la narraban. La radio no deforma los acontecimientos, es inmediata, no hay tiempo para edulcorar. Para ella y tantos oyentes, las ondas  son un apéndice más de su organismo.
Era importante para Laura, iniciar la jornada sabiendo como se había levantado el mundo y más importante aún para ella, su “tiempo regalo” nocturno. Por ello una noche más intentó buscar de  nuevo a su voz amiga. Repitió la liturgia, se acostó, movió su mano derecha, acaricio el botón y recorrió el dial…no hubo suerte. En el camino de vuelta, se detuvo. ¿Quién era?
 Su ritmo le gusto desde el inicio: las palabras bien vocalizadas, frases rotundas que sonaban serenas,…hizo un alto en el camino. Durante unos minutos se dejo atrapar por la nueva voz. El programa finalizó. Laura percibió que no habían sido unos minutos de escucha atenta, había sido más de una hora. Una nueva oyente se inscribía en este punto. La nueva locutora continuaría su tarea sin saber que una nueva amiga se había unido al grupo de escuchantes. Los profesionales de este medio laboran con  la misma pasión que cada día, cada noche, sin saber si serán uno, dos, cien o mil,…los atentos amigos.
Meses más tarde, atrapada por la nueva frecuencia, Laura marcó el número de la emisora; pregunto por ella, charlaron y desde ese instante ambas forjaron una maravillosa amistad. El amor a la radio las había unido. La complicidad de quien ama su trabajo, unida a la de quien lo escucha con respeto, componen la formula que impone magia a este medio de comunicación.
Laura presionó las teclas de su teléfono pues siempre supo que los locutores le hablaban a ella. Hoy y siempre, al abrir la caja de frecuencias, hallaremos una voz que nos hable  a nosotros, solo a nosotros. Sus cadencias nos acompañan y nos quieren. De ello saben mucho aquellos que, como Laura, en su casa o en el hospital han tenido siempre la radio como fiel amiga.

Su madre así se lo enseño: “escucha hija, no ves que te hablan a ti” le decía. Así lo sentía y así es. “Son amigos y nosotros sus cómplices”, añadía la madre. La radio para una inmensa minoría sigue siendo…mutuo amor, fiel compañera diaria.

Publicado en el nº 49 de la Revista de la Asociación Parkinson Aragón.
Gracias a todos ellos por su ejemplo diario.
http://www.parkinsonaragon.com/boletin/

miércoles, 24 de septiembre de 2014

"Lindas" en Zarapeluda 2014



En mi barrio todos la conocen.
Es cariñosa, simpática y noble.
El propietario de uno de los comercios más populares, siempre la obsequia con un regalo. Ella lo sabe.
Siempre tiene un gesto cariñoso para quien a su lado se detiene en un semáforo.
Es de mediana estatura, de color marrón y blanco. Curioso como un animal puede, con su natural amor, ser protagonista de tantas vidas.
Hermoso como todos al verla nos aferramos a los pequeños gestos, a la sencillez de una mirada canina, a la sorpresa de un encuentro inesperado con la alegría,…
Linda es la que tira de su dueño para salir de casa cada mañana y cada tarde. Linda es quien coge su correa y la pone en el regazo de Luís.
Luís y Merche adoptaron a Linda hace cinco años. La perrita vivía en un centro de protección animal desde que sus anteriores dueños allí la dejaron cuando regresaron a su país.
Desde que Linda llego a la vida de estos dos jubilados todo cambio.
Ahora pasean, han conocido a los vecinos con los que jamás habían charlado, charlan con otros dueños de mascotas jóvenes y niños, tienen su “terapia” con el veterinario, acuden a encuentros de adiestramiento, reciben mas visitas en casa,…

Linda les ha devuelto las ganas de salir, de charlar, de vivir.

Como ella muchos animales que hoy cogen su correa y la ponen en las rodillas de su dueño para “obligarles” a ser felices.

Gracias a tantas “Lindas” por ser seres maravillosos.
Los encontrarás en Zaragoza:  Zarapeluda 2014

domingo, 21 de septiembre de 2014

María



Se acerca con una sonrisa.

Busca una cara amiga.


Dice que se ha perdido,que esta sola.


La coges de la mano y paseando la tranquilizas.


Preguntas si recuerda donde vive.
Narra una aventura infantil.


A los pocos minutos una mujer joven la requiere con su nombre pero no contesta.


María tiene Alzheimer y en el parque te ha encontrado. Ha estado bajo la,atenta pero alejada mirada de su hija.


Recuerda su juventud y no lo que ha sucedió hace una hora.


Lo importante es que tu la recibas con cariño y tranquilidad.


Lo importante es la calma y la búsqueda de información.    

     
Hoy es el Día Mundial del Alzheimer.                                                         

martes, 9 de septiembre de 2014

Raquel y Francesco




































Hoy he recibido un  regalo muy especial. El papel de seda blanco lo envolvía.

Al descubrirlo debajo de la entretela...un rayo de luz ha impregnado la estancia.

Tan solo agua y color han sido suficientes para emocionarme.

Verano, Jaraba, tomates, sol, agua y color...

El pincel mágico de Raquel y Francesco...

Acuarelas Barlo regalando arte y vida...

Hermosa manera de ser feliz...

Raquel y Francesco...
gracias, gracias

viernes, 18 de julio de 2014

Un arábica por favor...



Hojas opuestas verde brillante. Flores blancas y aromáticas. Frutos de color rojizo similares al tamaño de una cereza. Fruto carnoso que guarda en su interior un gran tesoro: dos semillas  rodeadas de una capa de textura  acartonada llamada pergamino.
Cuarenta especies de cafetos siendo el arábica el más apreciado.
Es el cultivo mas extendido del mundo. Es la principal fuente de  ingresos para muchos paises en vías de desarrollo.
Café lavado o natural. Granos verdes, sacos, viaje, mezcla, tueste y a la taza.
Siete gramos con una extracción de 20 a 30 segundos.
Cafeína que aporta beneficios físicos o espirituales a nuestro organismo. Nada como una buena taza para recomponer el alma.
Café que con sus sustancias antioxidantes contribuyen a eliminar los radicales libres.
Café que  ha acompañado a intelectuales o turistas en los más emblemáticos establecimientos de hostelería.

Pero este grano también es industria, son puestos de trabajo, es economía, debería ser calidad y profesionalidad.

De ello charlamos cada viernes en un espacio de radio pionero con Cafés A&S.Son “Tazas de emociones y sensaciones” en Radio Ebro.

Gracias a empresas como Cafés A&S y a organismos como el Forum Cultural del Café, se ha promovido la formación y los campeonatos de baristas, se ha ampliado la difusión de la cultura del café en nuestro país.

Fruto de este trabajo es que hoy los apasionados por esta bebida, solicitemos un arábica en cada taza.
A cualquier hora del día…”un arábica por favor...”

miércoles, 16 de julio de 2014

Carmen

Siempre está despierta.
Siempre alerta.
Siempre es.

Nunca no.
Nunca dolorida.
Nunca la he visto caer.

Ayer y cada minuto ella me lo enseña todo. Me hizo crecer con la seguridad del valor de ser una mujer independiente y libre. Ella que, por razones ligadas a su fecha de nacimiento, tenía que esconderse debajo de las sábanas para leer relatos románticos, me contagió la costumbre de degustar las palabras.


La recuerdo en la cocina preparando café de "puchero" y 
deliciosas "tortas de masa". El colegio se tornaba más amable con un desayuno que nacía del amor.

La recuerdo con sus elegantes pantalones en las bodas. Ella los hacía y los hace elegantes.

La recuerdo trabajando en el campo dando el biberón a los pequeños cabritillos que necesitaban leche y cariño.

Como muchas féminas de su época no pudo estudiar bachillerato ni mucho menos una carrera universitaria, pero su sabiduría supera con creces cualquier certificado enmarcado. Es su gran y única asignatura pendiente, haber podido desarrollarse profesionalmente.
Le encanta el cine, el teatro, la música, la literatura y reír a carcajadas.

Cuida de su familia con primor y con la naturalidad de quien solo desea vivir cada día en paz. Lo imposible lo convierte en sencilla tarea. Hace real el milagro de los panes y los peces. Conversa y debate sobre el hambre en el mundo, con unos gramos de harina elabora el bizcocho más exquisito del planeta y la burocracia  puede con su paciencia. Es optimismo vital en cada gesto.

Hoy es su santo.
Hoy se celebra a la patrona del mar.
Hoy se ha felicitado a muchas mujeres como ella.

Se llama Carmen y es una hermosa mujer que, en los buenos y malos momentos, ha mantenido intacta su serena sonrisa. Para cada uno de nosotros siempre tiene una frase que nos hace sentirnos únicos. Es fusión etraordianria de corazón y razón. Lleva toda una vida haciéndonos felices y enseñándonos a serlo.

Felicidades, en esta jornada de estio, a quien me dio la vida.

martes, 13 de mayo de 2014

Ser niña en Africa

http://www.otromundoesposible.net/entretelas/parecia-una-nina

El viento mecía sus cerrados rizos, gruesos como un tirabuzón. Su mirada se perdía más allá del valle, al otro lado del rio, donde el verde se transformaba en ocre.
De fondo el sonido de la pistola de agua que su madre utilizaba para lavar el coche.

Parecía una niña más. No lo era.
Shelma era una pequeña con estrella. Tenía tres deliciosos años y en sus genes toda la sabiduría swahili.
Selena, su progenitora, se afanaba en dejar impecable el oscuro jeep. En la puerta del conductor grabado en blanco el nombre de una escuela de hostelería. Ella también era una mujer con estrella.
Selena nació en una aldea mísera cercana a la ciudad costera en la que ahora vivía. Su estrella apareció en el mismo instante en que Margaret  Katowice llegó a su vida. La polaca la apartó de una terrible “costumbre” instaurada gracias a un mal llamado miseria.
La aldea de Selena se hallaba próxima a una importante zona de turismo de alto nivel económico. Los carísimos lodge eran  ocupados por algunos  hombres de vomitivos caprichos.
Selena era la menor de seis hermanos. La mayor de todos ellos, cuando tan solo contaba  doce años, fue  agasajada  con gran cantidad de regalos. Los presentes los traía un hombre de lengua desconocida.
La hermana de Selena fue recibiendo regalos a lo largo de varios meses. Llegado agosto, recodaba con tristeza  como una mañana, fue lavada y vestida  como para una gran fiesta. El hombre de lengua desconocida la recogió en la puerta de la choza y en un lujoso coche desaparecieron.
Regresó  tres semanas más tarde.
Durante meses la hermana de Selena no habló. Durante días no comió ni derramó  una sola lágrima.
Selena supo que más niñas de su aldea eran agasajadas y recogidas por hombres de lengua extraña. Era una nueva “costumbre “ en su pueblo. Un ruin intercambio que daba de comer a las familias durante buena parte del año.
La suerte de Selena hizo que Margaret descubriese su potencial antes que aflorase en ella algún signo de pubertad. La mujer de rubios cabellos amadrinó su educación. Con gran esfuerzo convenció a sus padres para que estudiase en la ciudad. Cursó un grado superior de hostelería a cambio del trabajo en la limpieza de la cocina del centro. Fueron años duros en los que Selena echaba de menos a sus hermanos, pero fue salvada de ser una más de las niñas prostituidas en la costa del Indico. Hoy lava el coche de la escuela de hostelería de la que es directora. Junto a Margaret vela por llevar,  a sus aulas y al internado,  a todas aquellas pre adolescentes  posibles víctimas de  ese detestable delito.
Margaret recorre día a día las aldeas convenciendo a los padres  de la importancia de la educación en las niñas. Lleva más de dos décadas, sembrando la idea de que la  mujer no es una carga sino un tesoro para la familia y la sociedad arcaica en la que se mueve.
Shelma conocerá esta cruda realidad cuando su madurez se lo permita. Su madre se lo transmitirá para  que continúe el camino emprendido por la doctora Margaret Katowice.
El viento que mecía los cerrados rizos, gruesos como un tirabuzón, llevaron a Shelma la voz de su madre. Sonrió. Finalmente había descubierto la figura del hipopótamo en el rio. Se levantó. Corrió hacia el coche y abrazó tiernamente a su madre. Su instinto le dijo que estaba protegida de todo mal. La estrella llamada Margaret siempre le acompañará.

Hoy son muchas las estrellas que brillan en Malindi.

martes, 22 de abril de 2014

Papel de seda verde...



En la cuesta de Morón ella miraba con intensidad los lomos de los usados libros. El sol era intenso y daba calor a la mañana. Tres coquetas casetas mas arriba  y sus ojos se abrieron con fuerza. El hecho era real pero insólito. No podía creerlo.

Se atrevió a cogerlo con manos temblorosas. Lo abrazó con fuerza y abrió su tapa. Pasó la página en blanco y  pudo observar como el paso del tiempo no había borrado la dedicatoria. Por primera vez en veinte años volvía a releerla. Sintió cada palabra con pasión. Parecía que el azar, hostil en ocasiones, le enviaba una señal. Esta vez debía acogerse al destino y ser feliz.

Pensó en la primera ocasión en la que navegó por sus páginas, en las primeras noches en vela por una historia que la atrapaba. Sus ojos brillaron al recordar con que delicadeza  redactó la nota que confería a este ejemplar el valor de ser único.
 
Recordó el papel de seda verde que un día lo envolvió, el amor con el que lo regaló...

Pero el destino quiso que el libro y el destinatario desapareciesen de su vida en  otoño. Fue un final doloroso, pero no traumático. Ella siguió deseando más noches de insomnio.

Hubo más libros, más destinatarios, aunque ninguno de ellos tuvo la fuerza que contenía el primero.

Tomó el metro, entró en su coqueto y luminoso apartamento. Abrió un blanco cajón y extrajo un pliego de verde papel. Sus delicados dedos envolvieron  de nuevo el ejemplar. Una llamada telefónica, un cambio de vestuario y  de nuevo el metro la acogió.

Empujó la puerta del Gran Café, sabiendo que el ejemplar que acariciaba entre sus manos y el hombre que la miraba intensamente, eran lo que ella siempre había soñado compartir.

Atravesó el salón y en unos segundos su mente evocó algunos párrafos:

Laberinto mágico de palabras, camino plagado de ideas y sentimientos, cofre de sorpresas en cada pagina.
No hay mal que no mitigue un libro.

Laberinto mágico de palabras que en nuestras manos pasan de ser papel a dar vida, avivan el seso y despiertan. Libros que, ni la utopía del viento, dejarán relegados a un rincón. Continentes que narran historias que nos hacen volar, reflexionar, reír, llorar o enamorar.

Ahora si estaba segura.

Un abrazo, un beso y un libro bajo la verde seda se reencontraban con la vida.

lunes, 14 de abril de 2014

Toda una vida de ...amor





Arguese se sienta en su viejo sofá. Es sólido, de buen material, inquebrantable al tiempo. El mueble es como quien lo construyó, como él mismo.

Coge entre sus manos un delicado cuenco de fruta, en su mayoría mango.

Dulce instante para reflexionar sobre el día transcurrido. Misa y desayuno, trabajo en la catedral a primera hora, comida temprana y reunión con el Consejo del Agua para trazar nuevos proyectos. Ha sido un día cualquiera, en la vida de un hombre que debería aparecer en los titulares, de los medios de comunicación  diariamente.


Es el padre Arguese, uno de los muchos religiosos o laicos que consagran su vida a los demás. Su paso por tierras kenianas, ha supuesto un cambio radical en la calidad de vida de miles de personas necesitadas. Pocos le conocerán en los países desarrollados o incluso en el mismo continente africano, pero este italiano es un héroe.

El padre Arguese fue enviado por su congregación a la comarca de Tuuru-Merú al oeste de Kenia. Los Combonianos habían creado en este punto, un centro para el cuidado de enfermos o afectados de poliomielitis. Cuando Arguese llegó su sorpresa fue mayúscula. Observó que el agua era un bien de lujo en esta comunidad. Su sorpresa llegaba, pues la aldea, estaba situada a los pies de una montaña frondosa, en un punto rico en precipitaciones. Los habitantes del poblado llamaban al pico “La Montaña del Agua”. ¿Cómo era posible tener tanta cantidad de líquido elemento y sin embargo recorrer varios km diarios acarreando agua para poder beber, asearse y regar la tierra?



El padre observó que la mayor parte de las fuentes de agua se hallaban en el lado opuesto de la montaña, lejos del poblado. Esa era su misión, pensó,

había sido enviado allí para solventar el problema.

El italiano recorrió la base del monte aferrado a una varilla de madera.Arguese es tahúr. 
Observó gratamente que en las cercanías de las casas, el agua, también podía brotar.
En sus horas de estudio de la zona, ideó un sistema de aprovechamiento y canalización del agua pionero. Consultó con varios ingenieros amigos y decidió poner en práctica su teoría.

No le fue sencillo dar los primeros pasos, convencer a los habitantes de la zona. La Montaña del Agua era considerada sagrada y trabajar en ella no estaba bien visto.


Con la ayuda de tan solo una docena de hombres comenzó a horadar un túnel que atravesaría la roca. Con sus propias manos lo finalizó. Ahí se iniciaba el gran proceso, la gran revolución.

El agua de lluvia depositada en hojas y tierra se filtra gota a gota por el túnel horadado. Un canal la recoge y dirige a tuberías mayores. Se construyó un pequeño embalse que guardaba el agua. Una presa lo regula según la necesidad. A través de recorridos naturales apoyados por canales el agua llega finalmente a la aldea.

Ese fue el inicio hace 40 años. Hoy se han construido dos embalses, tres presas y una red de abastecimiento de agua que beneficia a más de medio millón de personas y cultivos.
El padre Arguese ha dedicado su vida a las gentes que pueblan una tierra roja, en un lugar remoto llamado Tuuru-Merú. Nada ha sido sencillo.

Durante cuatro lustros ha peleado contra la climatología, las costumbres, la falta de apoyos económicos del país donde trabaja y la indiferencia de los países desarrollados.
Pero también ha logrado con su agua en fuentes públicas o en las puertas de las chozas, dar vida a sus compañeros de viaje.

Sobre todo ha conseguido que muchas niñas puedan estudiar. Esto es algo extraordinario en África pues el tiempo que una mujer dedica a llevar agua al hogar ahora lo puede aprovechar en su formación. En este continente la mujer es la encargada de cocinar, limpiar, llevar el agua, acarrear leña y hacer el fuego, cultivar la tierra y cuidar de sus hijos. No hay tiempo para su formación.

Arguese se siente orgulloso de haber contribuido a posibilitar un futuro más alentador a muchas de esas mujeres.

La casa del padre comboniano es ejemplo de serenidad y felicidad. Tiene 82 años aunque su físico no los muestre. Es un hombre fuerte, vital y enérgico. Cuando los miembros de las ONG, como Manos Unidas, que apoyan económicamente sus proyectos, le visitan, sigue una aleccionadora liturgia. Muestra su estudio pleno de embalses, presas y canalizaciones. Sube al jeep y por el empinado camino acompaña a los visitantes al origen del milagro, al túnel bautizado como “Juan Pablo II”. Recorre a pie presas y pantanos y al regresar de nuevo a su estudio la indicación es visitar el Consejo regulador del Agua. Es otra de las grandezas de Arguese: su humildad y su lógico razonamiento.


El mismo ideó el Consejo para que fuesen los propios habitantes de la comarca quienes controlasen el consumo, los gastos o beneficios de la obra hidráulica.

Para los habitantes de Tuuru-Merú y para quienes le conocen, Arguese es más que un hombre. Ha dado agua y esto en África es VIDA.

Su ejemplo de tenacidad, fuerza y fe es amor a la vida. Arguese ama para vivir y vive para amar sin esperar nada a cambio.

Comerá las frutas, leerá los evangelios, dormirá y mañana de nuevo retomará su hermosa rutina. Misa, desayuno y trabajo en la catedral que está construyendo con sus propias manos desde hace diez años.

Los niños lo llaman el padre que todo lo consigue