martes, 27 de febrero de 2018

Gobernar es pactar

Llegó con el único afán de mejorar su pueblo. Su juventud le hacía tener la rebeldía y ambición a raudales. Procuro partidas para asfaltar calles, o dotar de un calendario cultural a su pueblo. Con esfuerzo lo consiguió. Fue muy entrevistado por los medios locales por ser el único concejal de IU en el Ayuntamiento y ser investido alcalde. Mantuvo, en la legislatura de 1999 a 2003, el apoyo del Partido Popular A su gestión. El pueblo contento con su alcalde. En la siguiente legislatura volvería a gobernar el municipio.

Gobernar es pactar, pactar no es ceder. El pactaba, eran muy conocidas las discusiones, los debates apasionados en los trenes municipales. Siempre no estaban de acuerdo Partido Popular, Partido Socialista e IU, fueron polémicos Las discusiones entre concejales. Pero pactaban, decidía, se ponían de acuerdo y en gran medida lo cumplía..

Luis Ángel Romero parece sacado de una fábula de Esopo. Es un ejemplo real, el señor Romero fue alcalde de Andorra, Teruel.

Que distinta a la izquierda de antes a la de ahora, reflexionaba un vecino de Andorra. "La señora Colau no recibe pero si cena y en Zaragoza se gobierna a golpe de ley de capitalidad".
A veces miramos los palcos y vemos como,los que han subido sin meritaje, se recolocan el nudo de la corbata henchidos de gozo. A muchos les durará el cargo, pero habría que saber, cómo andan de acidez de estómago.

El mayor peligro de los gobiernos es gobernar demasiado. Sobre todo si se pretende contentar solo a unos pocos. Mirar ejemplos de pueblos en los que el pacto es la fórmula mágica no estaría demás. Solo así se consiguen operaciones asfalto, arreglo de infraestructuras, avances en el desarrollo de los núcleos urbanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario