sábado, 6 de enero de 2018

Elegante sonrisa, elegante señor...

No rechaces tus sueños ¿sin la ilusión el mundo que sería? decía Campoamor.

La ilusión es más importante de lo que creemos en nuestra vida. Cuando nos ilusionamos cambia nuestra mirada, tenemos más fuerza, nos entusiasmamos. La ilusión nos ayuda hacer realidad nuestros sueños. Cada día hay que renovar las ilusiones para que no se agoten.

Conocí a un hombre que así vivía. Un hombre elegante, cultivado, generoso al límite. Una persona que entregó su saber a los demás. Siempre con una maravillosa sonrisa al saludar y al despedir. Siempre buscando solución a los problemas. Siempre renovando ilusiones propias y ajenas.

El hizo más grande, conocida e importante a una familia. A la gran familia de Aspanoa. Con el muchos aprendimos a hablar sobre una enfermedad que también afecta a los niños. Fue artífice de la exposición de arte contemporáneo a beneficio de la asociación, que cada año, reune a pintores de reconocido prestigio. Fue y es un elegante señor.

En esta noche mágica de Reyes, Antonio Rodes,  ha sido un rey más. Seguro que allá donde esté ha repartido ilusión a pequeños y mayores.

Antonio Rodes, el que fuera gerente de Aspanoa durante  más de dos décadas, solamente nos ha dejado por un tiempo. Su elegancia, su sonrisa y su tenacidad no nos abandonarán jamás.


Los Reyes han llegado esta noche despacito, en silencio a nuestras casas. Han llevado cajas, saquitos llenos de semillas de ilusión, de esa sensación que nos da felicidad. Seguro los ha repartido un elegante Señor con su ejemplo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario