lunes, 15 de enero de 2018

La necedad y Voltaire

Acción-reacción como en el teatro. Tanta reacción que los quitanieves no han dejado de esparcir sal este fin de semana. Al menos lo han hecho en las autovías principales que unen Aragón con el centro de nuestro país.

Cuando alguien se equivoca pide perdón y además se pone a trabajar para que no vuelva ocurrir. Si han viajado este fin de semana lo habrán observado. Sal y más sal para no tener problemas con el hielo y la nieve. Buena noticia para los productores de este elemento que en años anteriores veían como sus existencias no se vendían. No hay mal que por bien no venga.

Ojalá todos los errores se subsanasen tan rápido. Después de muchos años de "equivocarse", en los libros de texto de secundaria, se va a retirar el término de: corona catalano-aragonesa. Se va a crear un Consejo asesor en Aragón para velar por la veracidad del material escolar. La iniciativa surge tras detectar; en cuatro institutos de Huesca Binéfar y Barbastro,  errores de bulto en los libros de historia.

El empeño, de Villanueva de Sijena con los bienes o del alcalde de Jaraba por la cultura, parece que nos han despertado del sueño. Un sueño de mucho tiempo. ¿Solamente en este curso se ha dado el error en los libros?.

Nunca es tarde para enmendar,  pero llevamos años de ser dirigidos a cartelería con nombres en español, catalán y aragonés; empujados a leer libros con tendencia a contar la historia subjetivamente. Si ahora despertamos del sueño bienvenido sea, eso sí, bien podríamos habernos ahorrado mucho dinero en promociones inútiles, folletos para tirar al contenedor o libros que reposan en depósitos municipales y que nadie leerá. Desde hace un par de años, a fuerza de empecinamiento absurdo, perdemos el tiempo con las-los, niños -niñas, socios- socias, miembros...

Mientras tanto la sal, reposa en las carreteras.

Lo dijo Voltaire: "la necedad  a fuerza de repetirla acabamos creyéndola".

sábado, 6 de enero de 2018

Elegante sonrisa, elegante señor...

No rechaces tus sueños ¿sin la ilusión el mundo que sería? decía Campoamor.

La ilusión es más importante de lo que creemos en nuestra vida. Cuando nos ilusionamos cambia nuestra mirada, tenemos más fuerza, nos entusiasmamos. La ilusión nos ayuda hacer realidad nuestros sueños. Cada día hay que renovar las ilusiones para que no se agoten.

Conocí a un hombre que así vivía. Un hombre elegante, cultivado, generoso al límite. Una persona que entregó su saber a los demás. Siempre con una maravillosa sonrisa al saludar y al despedir. Siempre buscando solución a los problemas. Siempre renovando ilusiones propias y ajenas.

El hizo más grande, conocida e importante a una familia. A la gran familia de Aspanoa. Con el muchos aprendimos a hablar sobre una enfermedad que también afecta a los niños. Fue artífice de la exposición de arte contemporáneo a beneficio de la asociación, que cada año, reune a pintores de reconocido prestigio. Fue y es un elegante señor.

En esta noche mágica de Reyes, Antonio Rodes,  ha sido un rey más. Seguro que allá donde esté ha repartido ilusión a pequeños y mayores.

Antonio Rodes, el que fuera gerente de Aspanoa durante  más de dos décadas, solamente nos ha dejado por un tiempo. Su elegancia, su sonrisa y su tenacidad no nos abandonarán jamás.


Los Reyes han llegado esta noche despacito, en silencio a nuestras casas. Han llevado cajas, saquitos llenos de semillas de ilusión, de esa sensación que nos da felicidad. Seguro los ha repartido un elegante Señor con su ejemplo.

lunes, 1 de enero de 2018

La primera vez

Sin apresurar el paso, sintiendo el hormigueo de la primera vez. Siempre lo será.
En el punto marcado la mirada busca. Halla. Un intenso abrazo y la carrera comienza.
Son los mismos pero renovados.
Les une lo que son: deportistas. Serán siempre árbitros de fútbol. Orgullosos de haber sido coherentes con su profesión y con ellos mismos, le pese a quien le pese.
En cada zancada la ilusión. La ilusión del pequeño que con su padre comparte recorrido, la de la hija que acompaña en cada ciudad, la de toda la familia, .... La de quién sabe que la vida le ha dado una nueva oportunidad para continuar un increíble viaje.
Parada para una fotografía que enmarque el año.
Final con nuevos abrazos y sonrisa en la despedida.

El secreto para mirarse como si fuese la primera vez está en ser libres, independientes, en estar donde quieren estar.

Como diría Saint Exupery...lo esencial es invisible a los ojos.
Cada 31 de diciembre, para San Silvestre, desde hace un tiempo ...los ojos brillan como la primera vez.