sábado, 26 de marzo de 2016

Una aventura...

"Uno cree que se las lleva el tiempo. Pero éste tren siempre compra un billete de ida y vuelta. Son aquellas pequeñas cosas que nos deja un tiempo de rosas"... 

Pequeñas grandes cosas que quedan en un rincón, en un papel, en las ondas de radio, en nuestra memoria… 
Cada día y siempre, esas extraordinarias cosas, son las que nos remueven y nos conmueven. Las que nos hacen saltar de la cama, sonreír y sentir. Con ellas vivimos. 

¿Y porque no hacer protagonistas a todas las personas que nos rodean? La vida real está plena de grandes noticias, extraordinarios titulares. Solamente hay que detenerse, mirar con las gafas adecuadas, lentes de sensibilidad y hallar así la verdad.


Es un privilegio formar parte del diario de las cosas pequeñas.  Es un privilegio sentarse virtualmente a su lado cada mañana en su despacho, taller, taxi o casa. Estar a su lado saboreando un arábica solo y sin azúcar. 

 Hacer protagonista lo más tangible es lo que aporta el valor para pelear con los "molinos de viento".

Nunca abandonemos nuestra capacidad de sorpresa. Pongamos sentimiento a cada noticia. 
Todo un aprendizaje escuchar y sentir  esas "pequeñas grandes cosas". 

"Cada uno es artífice de su propia aventura", por ello emprendamos nuevos caminos a Itaca. Eso sí, sabiendo que si hallamos obstáculos, serán un condimento más al triunfo seguro. Sabiendo que siempre nuestro norte estará en el respeto, la veracidad y la cercanía . Con el mejor café continuamos camino. Nos esperan azules ojos en el horizonte hacia Itaca. Nuevos trayectos aguardan.

miércoles, 9 de marzo de 2016

La rúbrica

Decía Lope de Vega: " con los brazos que son los lazos de la pluma del amor. No hay rúbrica mejor que la que firman los brazos”.
Añadía el psicólogo Bernabé Tierno: " sonríe, abraza, besa y muéstrate acogedor y cercano. Hazlo aunque no tengas especiales motivos. Así observarás como cambia la actitud de los demás. Un abrazo es terapéutico”.
Añadir al abrazo...un beso. Lope habló de abrazos y la letra de la copla cantaba al beso sincero, envuelto de ilusión, un beso de verdad sin frivolidad.
Mi amigo Bernabé Tierno estaría feliz al ver que, hasta en el Congreso de los Diputados, se ponen en práctica sus teorías escritas en su libro  "Vademécum del optimista vital”.
Expresar sentimientos, abrazarse, besarse… Eso si, siempre que el ósculo este pleno de sinceridad, con labios amorosos, sin estudiar.
Un castillo, el Sena, dos orillas, una mirada azul y Edith Piaf.
Un café en La Selec, una llamada antes de salir a escena y la atenta escucha diaria.
Un abrazo que precede a un beso.
Lo dijo el clásico...la rúbrica del amor.