jueves, 22 de octubre de 2015

"Los caciques"

"Los españoles no serán felices del todo hasta que no acaben con los caciques". Ayer estas palabras se pronunciaban en un salón con lleno de público. Entre grandes aplausos se despedía a quienes las pronunciaban. La frase tiene casi 100 años y sin embargo por desgracia continúa vigente. Carlos Arniches la escribía y ayer excelentes actores en el teatro María Guerrero de Madrid, las interpretaban.
Dato curioso: entre el público Rafael Spottorno. El que fuera jefe de la casa del Rey y en 2014 implicado en el uso de las tarjetas ilegales de Caja Madrid, lo escuchó sin pestañear.

Son los azares de la vida. Los azares del teatro de la vida.
 ¿ Conocería el argumento del dramaturgo?
Hoy todos nos congratulamos pues el paro desciende en casi 300.000 personas. También desciende en Aragón, casi con 14.000 personas.

Que baje el paro y que se acaben los caciques y los corruptos. Así lo diría Arniches y así lo suscribimos un siglo después los ciudadanos de este país. Ciudadanos que una jornada más hemos trabajado con buen ánimo y buena sonrisa.
¿Somos felices los españoles? Así se preguntaba Arniches. Ayer un hombre alto, de pelo cano, gafas y sonrosadas mejillas seguro reflexionó. Autores clásicos con argumento demasiado actual. Enhorabuena al director de la obra Angel Fernandez Montesinos y a actores con "ángel" como Marisol Ayuso,Fernando Conde o Juan Calot por parar el tiempo y provocar con su pasión en cada verbo.

lunes, 19 de octubre de 2015

¿Donde están las entradas?

4:00 de la tarde. Larga fila.
5:00 de la tarde. Mientras unos acceden al recinto, otros elevan su nivel de crispación. Los funcionarios por seguridad requieren la presencia de la policía local. Primero una patrulla. En cinco minutos son 11 los agentes. ¿Por qué se preguntarán ustedes? ¿Dónde?
 Clara respuesta: las entradas para la primera función de un espectáculo gratuito habían sido regaladas sin previo aviso. Todos los que una hora antes esperaran no podían acceder. ¿Dónde? En el centro cívico de un popular barrio zaragozano con fuente para las aguadoras. ¿Qué ocurrió con las entradas? ¿Quién la regaló? ¿Por qué no se avisó a los funcionarios? Se vivieron momentos de tensión y se jugó con la ilusión de personas mayores.
¿Controvertidas, polémicas, satisfactorias? Hoy es día de balance para los zaragozanos. Pregón con polémica, ofrenda con controversia en lo institucional y satisfacción ante unos ciudadanos que por encima de ideologías, demuestran siempre su nobleza.
En Madrid, PSOE y Ciudadanos han presentado listas; en Galicia el  juicio del sinsentido continua; en Cataluña más y más. Y nosotros, tras el parón festivo, iniciando un tiempo que se avecina controvertido. Las fiestas han mostrado en lo positivo que además de la galería hay que gobernar para todos. Las fiestas, dicen,  han mostrado en lo económico que nos vamos recuperando. Las fiestas nos han vuelto a señalar  que lo que de verdad importa es la felicidad de lo más sencillo: una cena con exquisitas borrajas, una divertida conversación y un concierto donde suena elegante el “gracias a la vida”. Donde una entrada para un espectáculo gratuito no debe regalarse sin más.
¿Controvertido, polémico, satisfactorio? ¿Cómo será el invierno? Ante todo que nos ocupe trabajando.  

lunes, 12 de octubre de 2015

Ver a la Virgen

Era muy temprano. Era un día especial. Era fiesta.
Todavía los cinturones de seguridad traseros no eran obligatorios y el,aire acondicionado no venia de serie en los vehículos convencionales.
Las sonrisas se multiplicaron a medida que nos acercábamos a la margen derecha.
Aparcamos cerca de los leones. Cogidos de la mano cruzamos el semáforo.
Empujamos la vetusta puerta, besamos los pies del Cristo y arropandola la dejamos en los brazos de un tierno infantico.
Nerviosos avanzamos hasta tenerla al alcance de nuestros ojos.
Con seguridad el infante inclino la cabeza frente a la pequeña figura, subió los escalones y la acercó al Pilar. Girando despacio se situó en el ángulo correcto para la fotografía.  Los tres sonreímos emocionados.
El niño bajo las escaleras, retornamos a la pequeña puerta de acceso a la capilla y abrazamos a mi pequeña hermana. Mi madre encendio una vela con gran fe. Tomamos un helado en la plaza. Observamos cómo algunos turistas disfrutaban dando de comer a las palomas y regresamos al coche.
Fue un día feliz, un instante imborrable, un día emocionante.
Era mi hermana Pilar la que había sido pasada por el manto de la Virgen.

Como ella mi hija, mis sobrinas, todos y cada uno de los niños de mi familia.
Y como aquel día de agosto de los setenta, siempre al contemplar el blanco y rojo del que sube las escaleras con un bebé en sus brazos y lo muestra a la imagen de la Madre, mis ojos brillan plenos de un sentimiento de alegría difícil de explicar con simples palabras.

Con fe o con un amor instintivo que nace del corazón me enorgullece especialmente que mi hija " vaya a ver" a la Virgen hoy y siempre. Siento inmensa felicidad cuando recuerdo que en su mochila llevaba verde cinta, cuando la regala a los amigos que vienen de otros lugares, cuando pasea, atraviesa la gran plaza, el portalón y mira desde el ángulo izquierdo a la Virgen del Pilar. Ella y la Virgen saben porqué son y están.

Hoy le llevamos flores pero mañana, pasado y al otro no dejará de tener visitas a su casa. Es universal, madre en quien refugiarse y amiga a quien contar. Sin alardes efímeros, por  siempre mi amor a la Virgen del Pilar.

lunes, 5 de octubre de 2015

Omitir la verdad

"Existen días para dejarse invadir por un cauce de agua clara, para robar el cielo en una mirada, para sentirse como una estrella de luz enamorada..."
Así lo describe una hermosa canción; así se sienten aquellos que reciben una llamada inesperada, que toman un café con mirada ilusionante, que sienten el abrazo de su amante...
Hay días donde lo importante no es el balance final de cuentas sino que la balanza se equilibre del lado del corazón.

Unos pocos, sólo contemplan al otro, como un instrumento para conseguir su objetivo material. Utilizan su rango para amedrentar a quien pagan. Intentan hacerle creer que no hay otra salida, que ellos son la única fuente donde beber. Y cuando el otro se revela, buscan argumentos para justificar lo injustificable. No son capaces de reconocer que su egoísta visión de la vida no les hace felices. Son personas que enferman de sí mismas y pretenden inocular el virus a quien les rodea.Son seres fácilmente reconocibles. Los vemos a diario en los medios de comunicación, sabemos sus nombres y apellidos, son portadas de periódicos y protagonistas de grandes titulares. También los podemos reconocer demasiado cerca de nuestra realidad tangible.

Nos podemos preguntar en ocasiones por qué no ser como ellos. Nos podemos cuestionar por qué no seguir sus pautas. ¿Por qué no dejar a un lado la bondad innata?
Si en alguna ocasión nos ha atormentado esa pregunta, la respuesta la hallamos en días como hoy.
El tesón de los investigadores que durante más de una década han buscado y hallado la verdad, unos padres que serenos quieren evitar el sufrimiento de su hija,un perro guía que aparece en la orla...
Ante aquellos que intentan lavar sus pecados omitiendo la verdad, se erige la gran mayoría de hombres y mujeres que son fuente de agua clara, estrellas de luz y enamorados de la lealtad a los principios básicos que deben regir la sociedad.

"Cada uno muestra lo que es en los amigos que tiene" , esto decía Baltasar Gracián. Un abrazo, un café, una llamada asientan en días como ayer, hoy y mañana, el valor de la frase del gran genio aragonés.
Si él debe y el haber de los sentimientos cuadra, el resto vendrá dado.