miércoles, 28 de enero de 2015

Se llama Libertad, ¿existe la justicia para ella?





Su nombre habla de la capacidad del ser humano para actuar según su propia voluntad. Su nombre es signo de justicia y de igualdad.
Libertad, en su pequeña vida, ha podido saber de la alegría y la
ternura del amor de su madre.
Ha podido descubrir también el dolor por la pérdida de la mujer que le dio la vida.
La vida es una paradoja constante. Su nombre es signo de justicia y con ella, directa e indirectamente, se está cometiendo una gran injusticia.
A esta pequeña se le ha privado de la ternura y el amor de una madre, de tener una infancia sin dramas.
A la madre de Libertad la asesinaron mientras ella jugaba o dormía a pocos metros del asesino. Estuvo presente sin saberlo. Convivió con su madre ya asesinada en la misma casa.
Una atrocidad semejante es impropia de un ser humano racional, de quien se considera familia.

Vanessa Barrado es la madre de Libertad. Es y lo será siempre.
Vanessa Barrado es la madre de una niña que tardará mucho tiempo en comprender que sucedió, que crecerá haciéndose muchas
preguntas. Tal vez se pregunte porque quien decía querer a su madre, fue la persona que la asesinó, porque quienes decían quererla protegieron al asesino de su madre.
El caso de Vanessa es dramático, duro de asimilar para su familia, para sus amigos, para cualquier ciudadano de bien. El caso de Vanessa es un despropósito cruel para cualquier mente sana.
Vanessa Barrado, no tuvo oportunidad de defenderse. A ella no le dieron oportunidad de comenzar de nuevo. Cometió un error que todos podemos cometer en ocasiones. Se enamoró de quien no la quería pues alguien que te quiere no te quita la vida.


Más de 32.000 mujeres fueron víctimas de violencia de género en España en 2011. Son 155 víctimas por cada cien mil mujeres. Más de la mitad son mujeres de edades entre los 25 y 39 años.
Lo más triste de esta estadística es que todas ellas tienen nombre.
Lo más triste de esta estadística es que todas ellas tienen una familia que las quiere.
Lo más triste de esta estadística es que, en una lista similar, se halla el nombre de Vanessa Barrado.
Lo dramático es que al realizar la estadística de 2012 nadie le preguntará a Libertad como recuerda a su madre. Como reían con las cosas sencillas de la vida, cuál era su cuento favorito al acostarse o cual su canción para escuchar al regresar del cole.
La vida de una mujer, de una madre, no puede ser un frio número en la estadística anual. La vida de una mujer bien merece una revisión de las leyes o una aplicación justa y lógica de las mismas.

Vanessa Barrado necesita que su hija crea en la palabra que le da nombre. Crea en la justicia y la igualdad.
A Libertad no le pueden devolver la presencia de su madre pero los tribunales si pueden llevar a la cárcel a quien asesinó y fue cómplice de este atroz delito.
Libertad y Vanessa necesitan justicia.

jueves, 15 de enero de 2015

Bernabé Tierno, "bernabelina"

 
Ser y estar.
Carcajadas ayer al atardecer.
Un primer café en el Palacio de Miramar.

Son cuatro años de complicidad. Hemos compartido vivencias, reflexiones, pensamientos,...Es un amigo sin distancia.
Ha trabajado duro desde niño y lucha hoy por crecer de nuevo.

Su pensamiento positivo le ha ayudado a conseguir grandes metas. Su mayor éxito es regalar a sus seres queridos, a sus amigos, lectores e incluso a los ajenos, una medicina llamada "Bernabelina".
No existe el dolor a su lado. Lo tóxico se transforma en beneficio.

Lanza sonoras carcajadas al aire, llena la estancia proyectando impecablemente su voz, abraza con amor sincero.

Ayer al atardecer sonó un teléfono, se escucho su voz y su teoría del optimismo vital se hizo presente.

Bernabé Tierno, psicólogo y escritor, escribió: "Vayas donde vayas y estés donde estés, solamente podrás encontrar la felicidad que ya eres. Se notario de tu vida. Averigua quien eres. Cuando lo sepas, difícilmente podrás ser manipulado por los demás o por tus propias ideas o sentimientos".

Amigo Bernabé, hoy que una "pequeña enfermedad" ha tenido la osadía de acercarse a ti,  me has recordado la idea de ser inteligente y práctico. Al despedirnos, sonriendo, con esos maravillosos ojos que nunca pierden el brillo, me has comentado: "Date el gustazo de pararte y disfrutar sin limites de lo que estas haciendo en este momento. ¡Segundo que pierdas, segundo que no recuperas! No construyas castillos en el aire sin vivir plenamente lo que tienes y lo que eres.

Es un regalo haber aprendido contigo a ser feliz, "porque nos da la real gana".

Gracias amigo por tu ejemplo.

jueves, 8 de enero de 2015

Matar la palabra

Soy mujer, católica y ejerzo diariamente mi trabajo como locutora de radio.
Tras el atentado me pregunto:
¿Se puede hacer humor con la figura del Papa y no con la de  Mahoma?
Hoy la comunidad musulmana de buena fe, también debería repudiar con fuerza los hechos.
Ayer se atentó contra la palabra, la libertad y la convivencia no solo de los periodistas sino de policías, fontaneros, médicos, profesores, amas de casa,…de cualquiera que pretenda ejercer su libertad.
¿Dónde nace ese capitulo 40 del Corán que habla de no sentarse con quien habla mal de tu fe? ¿Así se escribió o así se interpreta por los más radicales?
Si te golpean pon la otra mejilla, una frase que podríamos colocar en la balanza si con comparaciones andásemos.
No se puede matar la palabra.
No se debe matar en nombre de un Dios, una idea ...
Toledo, Granada, Zaragoza y tantas ciudades fueron ejemplo de convivencia y grandeza con la fusión de diferentes religiones. Y hoy… ¿Quién apoya económicamente a los extremistas? ¿A quien interesa que siembren el miedo?
Ahora la guerra no se libra en un campo de batalla. Se libra en los medios de comunicación. ¿Debemos darles mas titulares a los bárbaros? ¿Se puede callar ante el asesinato sin sentido? ¿Que pretenden ocultar bajo el burka? ¿A quien beneficia el miedo?
La historiadora Pilar Queral  recordaba una aleccionadora frase de Voltaire: “No creo en lo que tu dices pero te respeto”.
Ayer  fue en Francia, cuna de la libertad de expresión y mañana…

lunes, 5 de enero de 2015

El abuelo Fernando y Antonio

El despertador suena. El organizado caos se hace presente como cada mañana. Carreras para tomar al asalto la ducha. Rápido desayuno, cepillado de dientes y la diaria pregunta... ¿donde esta Marta?
Hoy toda la familia, como cada cinco de enero, se reencontrará con un lugar mágico. Su presencia en el estudio de radio se ha convertido en una tradición.
Con alegría contaran a los oyentes sus deseos pero, en este nuevo año, un sueño tendrán en común en su interior.
Pedirán ante los micrófonos juguetes y alimentos para los niños que no los tienen, trabajo para los padres de sus amigos, pensaran en las palabras justicia y respeto, en más sonrisas para los mayores,...
Escribirán su deseo  de un juguete, un libro o un novio para su tía.
Pero pensaran sobre todo en un hombre, en su abuelo Fernando.
Saben que está cerca, que les abraza desde el cielo cada día.
A pesar de ello Marta, Alejandro, Fran y Andrea pedirán un beso tierno, intenso, de quien les ha querido y les quiere.
Seguro que, como ellos, muchos de nosotros también pediremos en nuestras misivas que Antonio, Carmen o Luisa, continúen escuchando nuestras alegrías y penas, tomando café a cualquier hora o gastando bromas constantes, a pesar de no tenerlos con nosotros.


Juan Ramón Jiménez escribió: "Inteligencia dame el nombre exacto de las cosas...”
Y ese deseo de la familia Hernández- Pastor y tantas otras tiene un nombre: amor.
Los Magos de Oriente repartirán hoy, mañana y siempre mucho amor a todos los que mantengan en el recuerdo toda una vida de fotogramas hermosos. El abuelo Fernando y su último baño en la playa, el amigo Antonio y sus bromas constantes, la ternura materna de Luisa y Carmen no son solamente palabras, son sonrisas recibidas, abrazos dados, vida compartida que perdurara siempre. Son fuerte energia que nos acompaña para no caer.

El deseo de los que recordamos se concederá, pues las personas que amamos, siempre nos abrazan en la distancia. 
En esta noche mágica, sueños cumplidos.