sábado, 29 de noviembre de 2014

Una pasión...

Tan solo unos segundos y la pasión removerá todo su cuerpo. Un sonido marcará un final y su principio.
Emociones y sentimientos contrapuestos dejarán paso a los minutos más felices de su semana.
Manos que se entrelazan. Palabras de aliento al perdedor, alabanzas al ganador.
Campo vacio.
Es el momento.
Sus ojos cómplices se funden.
Corren, se agrupan y eligen el terreno. Como cada domingo conflicto final.
Tres corazones, tres pasiones, tres mentes con deseo único: el orden.

Recordatorio de las últimas disputas y finalmente palpitaciones que suben poderosamente el nivel de endorfinas.
Un balón, un espacio acotado con sudaderas y niños felices.
Uno especialmente feliz.
Ander hoy cumple de nuevo su sueño: es el árbitro.
No es lo habitual pero en el equipo de fútbol de su pueblo a nadie le extraña que los pequeños sientan el mismo deseo por ser delanteros, porteros, defensas o árbitros.
El club milita en tercera regional. Su verde césped artificial es la base donde se aprende la esencia de un deporte que mueve masas. Pero existe una marca propia en este recinto. La premisa y objetivo es aprender a vivir respetando y apoyando a los compañeros de viaje.
En los entrenamientos, en la competición, como en la vida, se pueden ganar o perder puntos. En el partido, como en la vida, lo importante no son los positivos o negativos, subir o bajar, lo fundamental es disfrutar viviendo cada segundo.
Todos conocen las normas y a pesar de la competitividad innata en el ser humano, las aplican, juegan limpiamente y al finalizar todos se felicitan.

Sus entrenadores así se lo transmiten en cada encuentro a los niños, a los juveniles y a los que aspiraran a ser profesionales.
Entrenadores del equipo de fútbol y entrenadores de los pequeños árbitros. Puede ser una utopía pero ¿por qué no hacer cantera también con los que rigen la competición? ¿Por qué no normalizar la tarea de quienes lo único que pretenden es el juego limpio?


¿ Por qué demonizamos tanto a los que saltan al terreno con entrenamientos físicos, en ocasiones, mayores que los de los propios jugadores? ¿ Por qué atacamos tanto a los que conocen  la normativa, superan exámenes y estudian cada jugada al detalle para ser lo más justos posible? ¿Por qué esa descarga emocional, terapéutica para muchos, contra los árbitros? ¿acaso solo los jugadores y el público son perfectos?

Cada fin de semana aquellos que, como el pequeño Ander sueñan con saltar al terreno y hacer cumplir el reglamento, recorren muchos kilómetros, escriben actas, escuchan palabras positivas o negativas sobre sus decisiones, cumplen la tarea encomendada con la mayor profesionalidad.
Les apasiona su labor y en cada uno de ellos está, el objetivo de conseguir que los aficionados se olviden de los problemas cotidianos y centren su atención en unos jugadores y un balón. 

Querer, es tener el valor de exponerse a los inconvenientes; exponerse así es tentar , es jugar y vivir apasionadamente.
Juegan los jugadores, sueñan con la victoria. Rigen los árbitros, sueñan con ser justos. Y en el campo en conclusión todos sueñan lo que son, aunque el público, en ocasiones, no lo comprenda.

14,00 h: Cita en el punto  habitual. Los tres se saludan. Emprenden camino.
15,00 h: Llegada al campo, entrada al vestuario. Saludo a los delegados y capitanes. Decisión de color y calentamiento.
16,00 h: Salida oficial al campo. Reparto de terreno e inicio.
19,00 h: Partida con el trabajo realizado. Reflexiones sobre lo vivido en el regreso a casa.
De lunes a viernes entrenamiento, estudio y asignación de partido.

 Ander un domingo observó como con marcialidad tres hombres saltaban al terreno de juego. Su mirada durante los 90 minutos se fijó en ellos. Su templanza, seguridad y equilibrio le impactaron. José Ángel, Unai y Mario fueron, una tarde de otoño, el revulsivo que este pequeño necesitaba para tomar un camino, que hoy le hace feliz.
Se sitúa en el centro, mira a sus compañeros, …el mundo se para ante ellos.


miércoles, 26 de noviembre de 2014

Por primera vez


Como sí ocurriese por primera vez. Ser conscientes de los que vivimos a cada instante¿porqué no poner en práctica este sano ejercicio?

Ayer una pintora autodidacta, inauguraba su primera exposición.

 Rodeada de amigos explicaba su motivación. Para ella la ilusión, el reto conseguido tras años de dedicación era extraordinario.

Ayer Pilar Benito vivió intensamente su primera vez. Hoy volverá a su puesto de trabajo y contará, con brillo en los ojos, su felicidad. También hoy será su primera vez. Y mañana, pasado,...


Solamente hay que pensar en el aquí y ahora para inaugurar diariamente, para ser feliz. Enhorabuena Pilar, fue un placer acompañarte con la palabra en una día tan especial.

martes, 25 de noviembre de 2014

El café y el amor..



 
Hace un tiempo me preparé una taza de café americano con agua y leche. Sabía excelente. Poco a poco lo fui tomando saboreándolo. La taza quedo a mitad del contenido.
Fui a la cocina a por mas leche pues me daba pereza calentar mas agua en el microondas.
Eche la leche en mi taza, lo probé y no sabia igual que al principio, era mas insípido.
Para “arreglarlo” le puse un poco mas de agua caliente y azúcar pero ya no sabia tan rico, no era lo mismo.

Fue entonces cuando entendí lo que es el amor.
Así es el amor, como una taza de café americano con leche y agua:
-El café es el amor que puede haber entre dos personas.
-El azúcar la dulzura con la que se tratan.
- El agua caliente la actitud de uno de los dos.
-La leche fría la otra actitud que suele ser complementaria en el amor.

Todos los ingredientes mezclados tendrán un sabor u otro dependiendo de la proporción de cada ingrediente.
Sea como fuere, nunca olvidemos las emociones y sensaciones que el cuerpo, los aromas y el retrogusto de un buen café, como el de un buen amor, nos aportan.

 Hugo Giambanco de Hena

martes, 4 de noviembre de 2014

#DELAMANO15N



Justicia: conjunto de reglas y normas que rigen la relación entre personas e instituciones.
Justicia también se entiende como una virtud humana, como el arte de hacer lo justo, de dar a cada uno lo suyo.
La justicia es ética.
Realmente ¿Qué es la justicia?
Hoy relacionamos esta palabra con una tonadillera, con corrupción política, con farmacias que son precintadas,…
Esta noche “Justicia” será la inmensa satisfacción de Ignacio Estaregui. Este joven director de cine se quedó sin trabajo e invirtió todo su dinero en esta película que se preestrena en Zaragoza. Un film con el trabajo póstumo del gran actor Alex Angulo.
¿Qué es realmente la justicia?
En esta jornada para avocaciones como ASEM Aragón sería sentirse apoyados por el ministerio del ramo. Reclamar constantemente ayudas para apoyar los tratamientos de fisioterapia tan necesarios para las personas con enfermedades neuromusculares, no es justo.
Y como esta asociación muchas que tienen que exprimir su imaginación para multiplicar “panes y peces” y mantener sus servicios. Esto mientras otros gastaban en restaurantes y viajes sin sentido.

El 15 de noviembre ASEM Aragón y la Federación ASEM recordaran el Día de las Enfermedades Neuromusculares. Nos piden que vayamos de la mano.

#DELAMANO15N es una invitación a mostrar valores como la amistad, la solidaridad y el compañerismo por encima de los  prejuicios y barreras sociales.
Más de 60.000 personas conviven con enfermedades neuromusculares en nuestro país, de las que un gran porcentaje son niños. Nuestra virtud será la de darnos la mano, de acogerlos, de mirar a las personas con enfermedades raras  con normalidad. Todos somos raros y por lo tanto todos diferentes. Justo será apoyar esta campaña y caminar todos DELAMANO.

https://www.youtube.com/watch?v=KVDQzWOY9Zs&feature=youtu.be