martes, 28 de octubre de 2014

Platón

¿Cómo es posible que esto suceda?
Esta es la gran pregunta.
Si ahora vemos como la maquinaria de la justicia funciona, ¿cómo es posible que esto haya sucedido?

Hace un tiempo, un hombre se preguntó y respondió sobre esta cuestión. Escribió sobre lo justo y lo injusto. Concluyó que, para que una sociedad sea perfecta, la política tiene que estar subordinada a la moral.

Decía Platón que  el estado, al igual que el hombre, es dichoso si es justo. Es decir que la virtud va unida a la felicidad y lo injusto produce desgracia.
Que curioso poder remontarse hoy al argumento de La República de Platón. Una obra escrita siglos atrás.
La torpeza del hombre con la riqueza parece cíclica.
Una operación anticorrupción histórica, una tras otra en los últimos meses y otros tantos casos en investigación nos hacen preguntarnos sin cesar ¿cómo es posible que se haya permitido tanto delito en una sociedad falta de un vaso de leche en el desayuno de tantos niños?

Lo único positivo de estas operaciones es saber que se está investigando. La gran duda: ¿se devolverá el dinero ganado fraudulentamente?

Pequeños que no entienden por qué no tienen unas zapatillas nuevas, familias que con la pensión del abuelo superan los meses, asociaciones que no pueden ofrecer terapias por falta de presupuesto,... es la otra cara del mismo tiempo.

Hablar de valores no debería haber sido nunca una conversación secundaria. Lo dijo un hombre hace siglos: "la buena fe es el fundamento de toda sociedad". Sabio Platón.