lunes, 24 de marzo de 2014

Una rosa azul




Los conocí en el taller de cine. Al principio creí que Román era su
cuidador. Se comportaba con enorme profesionalidad con Cristina, a la vez que mostraba enorme delicadeza en cada una de sus acciones.
Cristina era portadora de un gen “extraño”. No dio síntomas de su enfermedad hasta los 30 años.
Uno de sus hermanos había fallecido por ese maldito gen. El otro, como ella, se aferraba a la vida y a su silla de ruedas.


En la familia Muñoz fue un zarpazo descubrir la presencia de la enfermedad  neurodegenerativa. De cuatro hermanos, tres la habían desarrollado. Carmen, la más pequeña, es la excepción y encara su vida, dedicada a la investigación de ese tipo de enfermedades.
Cuando Cristina comprendió sus primeros síntomas, no se derrumbó. Decidió vivir intensamente. Lo hizo de la forma que más le fascinaba.
Comenzó a viajar. Primero a paises lejanos, después a lugares cercanos donde no eran problema sus muletas; finalmente la incapacidad para caminar, la llevó a descubrir ciudades españolas con encanto
En una de ellas, en Murcia, acudió un verano, a un encuentro de Investigadores en Ataxia de Friedeich. Ese era el nombre de la enfermedad que padecía.

A la llegada, la organización había previsto que varios voluntarios y trabajadores sociales recogiesen a los participantes en el evento.
A Cristina le encantó el detalle. Su sensación de libertad se mantenía intacta. La libertad de pensamiento y obra por encima de todo, era su objetivo. Su principal reto seguía siendo mantenerse activa e independiente.
En la estación los operarios de RENFE ayudaron a Cristina a bajar del vagón. En el arcén le esperaba un hombre joven y atractivo.

Fue un flechazo. Ambos se sintieron atraídos el uno por el otro en el primer instante.
A lo largo de la semana de programación del encuentro medico, Cristina y Román no se separaron. Fueron días de sonrisas al descubrirse, de ternura al simplemente encontrarse involuntariamente sus manos, al conversar apasionadamente sobre la vida.
Se despidieron. Ella le pidió que nunca más volvieran a verse. No quería sufrir ni hacer sufrir, pues conocía bien el proceso de la enfermedad que padecía.
Una semana después Román, tras haberlo meditado, viajo a Sevilla donde Cristina vivía con su familia. No tenía ninguna duda. Se casaron en ocho semanas.
Unos meses más tarde, los especialistas, otorgaron en su diagnostico, tres años de calidad de vida para ella. Esto no la amedrentó, al contrario.
Su pasión por el viaje se torno en amor al cine. La viajera incombustible se transformó en guionista, actriz y directora de cortometrajes.
Cristina imparte conferencias sobre su actitud positiva ante la enfermedad y no ha dejado de amar a Román cada minuto de su vida.
Han pasado diez años desde el diagnostico en el que tan solo le ofrecían 36 meses de normalidad.
Diez años de pasión por la vida
Diez años de amor a Román.
Carmen, la hermana pequeña, continúa investigando para hallar un
medicamento que palie la enfermedad de sus hermanos. Cada nuevo tratamiento es una vía de esperanza. Cada llamada desde el laboratorio un haz de luz.
Carmen sabe que es afortunada. Lo es por dos motivos fundamentales. Por no portar el gen maldito y sobre todo, por saber que sí posee otro similar al de sus hermanos. El gen de la valentía, de la fuerza, del amor a la vida.
Seguirá hasta el último segundo de su carrera procurando encontrar
medicamentos que salven vidas.
Román hoy acaricia la cara de Cristina. Lo hace como hace más de diez años en Murcia.
Su flechazo no ha cedido al paso del tiempo. Se enamoró de una mujer inteligente, hermosa y dulce. No vio su silla ni su enfermedad.
Cuando Román se despidió de Cristina tras el simposio lloró. Pensó que su amor tenía que vivirlo, que no merecía la pena perder el tiempo.
No se equivocó . Sigue siendo feliz, ama a una mujer de mente libre. Román ama a Cristina, a su inteligencia, a su fuerza por demostrar que la discapacidad solo existe en nuestra mente.
Román continúa el 11 de cada mes, regalando una rosa azul.
Un 11 de abril de hace una década, Cristina llegó a Murcia con una rosa azul en su mano.
Son flores especiales que hablan de la consecución de lo imposible. Son extraordinarias, como el amor, que de ellos nació.

lunes, 3 de marzo de 2014

Un reto constante

La vida es un reto constante.

”No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas” decía Séneca.
¿Por qué no atreverse a fusionar lo aprendido con lo desconocido?

Esta es la aventura, el camino hacia Itaca.

Carmen Sotillo fue, hace unos años, mi primer encuentro con el teatro. Me dio la oportunidad de  apasionarme, de reflexionar, de sentir la vida en palabras ajenas.¿Por qué no atreverse a saltar del teatro de la vida al de las bambalinas?

Poner en mi piel a Carmen y Carmina es un fascinante ejercicio de vida.

Son ellas quienes se integran en mi alma para permitirme mostrar que comunicación, oratoria e interpretación son artes complementarias. Unas copian de las otras, se buscan, se funden.
Ellas y su historia provocaron en  el deseo  de abrir un nuevo espacio en mi trayecto vital.

La palabra y el silencio. El gesto y la inacción. Eso es comunicación. Es teatro. Es la vida. Y la vida es un reto constante al que aferrarse.

Carmen y Carmina son una osadía en cada representación,  un sueño, una manera de vivir. Son una hermosa aventura siempre diferente, siempre apasionante.

De nuevo esta semana ambas continúan la senda marcada. No dejan de crecer y de aprender, de fusionar sentimientos, de sonreír y llorar por lo contado y callado.

Ellas me enseñan que la vida es ...una maravillosa gema del color que tu desees;  hoy lapislázuli, mañana azabache, ámbar, quarzo,...

Tan sólo en "Un ratico"  la vida es...un reto constante. 

Gracias a su director, Javier Segarra, por la apuesta y el camino.